Los procesos de cambio

CAMBIO FAYERCOACH

Il gattopardo (1957): Se vogliamo che tutto rimanga come è, bisogna che tutto cambi
(si queremos que todo siga como está, necesitamos que todo cambie).

Se me quedó grabada esa frase hace muchos años al ver la película de Visconti, en concreto las últimas palabras… “necesitamos que todo cambie…”

La he recordado esta semana mientras asistía a unas conferencias de coaching, me llamó la atención que varios ponentes, ya sea directa o indirectamente, hablaron del cambio y me han hecho reflexionar sobre ello…

Me gusta fisgonear en la etimología de las palabras, cada vez me sorprendo más con lo que descubro!
El otro día leí que “cambio” viene del latín cambium (hacer trueque), curiosamente el latín lo tomó del celta o del galo emparentado con la raíz indoeuropea (s)kamb que significa curva. Descubrir que la idea de cambio está lingüísticamente relacionada con el concepto de curva me encantó

Identificar “cambio” como todo aquello que incide o provoca un movimiento en la trayectoria… un giro de dirección…

Planteado con distancia pienso que los cambios traen beneficios, quizá tienda a generalizar que el cambio es positivo (incluso quizá me venga bien pensar eso :)). Lo que sí podría ser cierto es que si aplicamos esfuerzo, voluntad, energía e inteligencia en los procesos de cambio, generaremos una sustancial mejora en el resultado.

Las situaciones que he visto, o que he vivido en primera persona, de rechazo al cambio creo que son por la sensación de incertidumbre que provocan

todo cambio implica la consiguiente falta de control, inseguridad y sensación de miedo a lo desconocido.

Pero es curioso como, por mucho que nos provoque incertidumbre, varias veces buscamos consciente o inconscientemente cambios en nuestra vida. Fijaos qué nos sucede cuando pasamos un período de tiempo sin novedades, sin cosas que nos sorprendan, en esos casos es muy probable que nuestra trayectoria de vida termine por aburrirnos.

A menudo tendemos a buscar esos pequeños cambios atractivos que nos inducen novedad y nos alejan significativamente del aburrimiento (otra curiosidad etimológica… aburrir viene del latín abhorrere, “aborrecer” parece que aborrecemos aburrirnos ;)).

Creo que nos gusta el cambio que viene en nuestra ayuda para sacarnos del aburrimiento, pero cuando no es así, cuando nos lo encontramos de golpe sin quererlo, nos cuesta más adaptarnos y es ahí donde está el verdadero esfuerzo para posicionamos ante él y ver los beneficios que trae escondidos.

el cambio en Fayercoach

En realidad sabemos que todo cambia y todo acaba, la clave es que seamos los protagonistas de ese recorrido, como Ulises en su viaje a Ítaca, la tierra que lo vio partir como símbolo del viaje de la vida (salida, lucha y retorno).

Es un camino de transformación, la conquista de uno mismo que no pasa solo por conocerse, sino por desvelar su naturaleza más esencial.

Cuando emprendas el regreso a Ítaca,
ruega que el camino sea largo,
lleno de aventuras, de conocimiento…

 

 

A mí me han ayudado tres reflexiones para “chequear el viaje” que estoy haciendo:

  • Sentido de propósito: ¿Para qué estoy en el mundo?
  • Sentido de identidad: ¿Quién soy? ¿Cuáles son mis valores? ¿Cuál es mi esencia?
  • Sentido de dirección: ¿Dónde quiero ir?

Responderme a estas preguntas me ayudó a provocar los cambios que necesitaba y adaptarme a los que me encontraba, manteniendo mis propósitos en buena dirección.

Encontré hace poco los 5 “arrepentimientos” más comunes que una enfermera grabó de personas que estaban a punto de morir, y que Bronnie Ware narra en su libro The Top Five Regrets of the Dying, para mí son cinco buenas reflexiones para pensar y apostar por un verdadero cambio hacia la propia felicidad:

  • Ojalá hubiera tenido el coraje de vivir una vida fiel a mí mismo, no la vida que otros esperan de mí.
  • Ojalá no hubiera trabajado tan duro.
  • Ojalá hubiera tenido el coraje de expresar mis sentimientos.
  • Ojalá hubiera estado más en contacto con mis amigos.
  • Ojalá me hubiera dado permiso para ser feliz.

El cambio para mí radica en uno mismo, sé que se pueden hacer esfuerzos para provocar cambios en el exterior sin duda, pero me parecen más importantes los cambios internos e individuales, como decía el novelista francés Honoré de Balzac

aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia.

 

Your browser is out of date. It has security vulnerabilities and may not display all features on this site and other sites.

Please update your browser using one of modern browsers (Google Chrome, Opera, Firefox, IE 10).

X

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar