Coaching de Equipos:


“Ningún hombre es una isla en sí. Cada hombre es una parte de un continente, Una parte de lo primordial.” John Donne 

¿Qué es?

Se trata de un proceso vivencial y práctico diseñado principalmente para el descubrimiento, definición y desarrollo de los propios principios de trabajo de un equipo, con la finalidad de conseguir el máximo alcance de sus objetivos. Está basado en la práctica de determinadas acciones que fomentan la cooperación entre sus miembros, planteándoles la revisión y mejora de sus relaciones, procesos de trabajo y valores, para que el resultado del conjunto supere con creces al de la suma de las partes.

Beneficios

Un buen proceso de coaching de equipos tiene como resultado una mejora de la cultura organizacional, implicación, productividad y retención del talento, e impacta positivamente en todos los implicados en el proceso: empresa, clientes, directivos y miembros individuales del equipo.

Alguna de las metas específicas que se pueden alcanzar son:

• Alinear la visión de la empresa con objetivos y estrategias concretas.

•  Fomentar el liderazgo.

•  Ganar agilidad en toma de decisiones y resolución de conflictos.

•  Desarrollar nuevas estrategias para resolver  tensiones y conflictos en equipo de manera constructiva y duradera.

•  Incrementar el respeto y admiración de los miembros del equipo por las perspectivas del resto.

•  Estimular la creatividad en el equipo y en la organización.

•  Facilitar  que las reuniones sean dinámicas y se conviertan en una verdadera herramienta de trabajo.

•  Desarrollar el empowerment* a nivel individual con el fin de conseguir una creatividad natural y una gran capacidad de resolución y proactividad.

¿En qué situaciones se recomienda?

El coaching de equipos resulta altamente efectivo y es aplicable siempre que se quiera conseguir una optimización del rendimiento y potencial de un equipo.

Algunos ejemplos prácticos de situaciones y/o problemas cotidianos identificados en equipos, donde se ha demostrado un buen resultado, podemos citar los siguientes:

• Cuando los resultados operativos no llegan a alcanzarse o debieran ser mejorables.

• Siempre que se produzca un cambio de dirección o de los propios integrantes del equipo.

• En cualquier proceso de fusión que dificulte o ralentice el cumplimiento de objetivos.

• Si se detecta que es necesario optimizar la interactividad relacional (reducir conflictos, aumento de la motivación, mejoras de liderazgo…)

• Siempre que se detecten aspectos en la organización que afectan de manera clara al rendimiento.

¿Estás interesado? ¿Deseas saber más?

 

Your browser is out of date. It has security vulnerabilities and may not display all features on this site and other sites.

Please update your browser using one of modern browsers (Google Chrome, Opera, Firefox, IE 10).

X

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar